Imagen del año en Wikimedia Commons (2014).
Dos mariposas flamas o mariposas Julia (Dryas iulia) bebiendo lágrimas de tortugas charapas
(Podocnemis expansa) en Ecuador.
Las tortugas plácidamente permiten a las mariposas sorber las lágrimas de sus ojos mientras toman el sol sobre un tronco.
Esta “alimentación de lágrimas” es un fenómeno conocido como lacrifagia.
Créditos: amalavida.tv [CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)] vía Wikimedia Commons.

¿Qué es la lacrifagia?

Las mariposas y polillas tienen diversas estrategias para incorporar nutrientes líquidos. Una de ellas es beber los fluidos de otros animales. Incluso el sudor en la piel de las personas puede resultar atractivo a mariposas de algunas especies.​ Otras fuentes de nutrientes comunes son sangre y lagrimas.

Este comportamiento no es exclusivo de las mariposas. Las llamadas abejas del sudor y otras especies de abejas, son atraídas por diversos tipos de sudores y lágrimas, incluidos las de los humanos.

Ciertas polillas, principalmente de la subfamilia Calpinae, se destacan por su hábito de beber sangre y lágrimas. Se ha observado que Hemiceratoides hieroglyphica de Madagascar visita y bebe las lágrimas insertando su proboscis en los párpados cerrados de las aves mientras dormitan.18​ Se han indicado sobre otros casos en Tailandia de polillas que beben lágrimas de los humanos.19​ Algunas especies del género Calyptra son denominadas “polillas vampiras” ya que beben sangre de vertebrados mientras estos duermen, incluidos humanos. Se han detectado casos de oftalmotropia (atracción por los ojos) y la lacrifagia (beber lágrimas) en diversas especies de polillas que visitan mamíferos. Mecistoptera griseifusa es un ejemplo en este sentido.19

Wikipedia (CC BY SA 3.0)