Biografía de Leonardo da Vinci: etapa errante

La toma de Milán por parte de los franceses en 1498 es la causa de que Leonardo abandone esta ciudad. De allí se trasladará a Mantua, más tarde a Venecia y posteriormente a Florencia, ciudad en la que se pone al servicio de César Borgia (hijo del Papa Alejandro VI) ejerciendo funciones de arquitecto e ingeniero militar.

En 1505, Leonardo compite con Miguel Ángel por el encargo de un mural en Florencia. Los dos exponen sus bocetos y al final Miguel Ángel sale victorioso consiguiendo el encargo.

Leonardo vuelve a Milán y trabaja para los franceses que ocupan la ciudad, pero estos son expulsados en 1512 con lo que Leonardo vuelve de nuevo a Roma. Aquí trabaja para Juliano de Medicis, hermano del papa León X. En esta época Leonardo se dedica a sus estudios sobre la cuadratura del círculo y anatomía.

En 1516, Leonardo se presenta en la corte del rey francés Francisco I que le pone a su servicio y le compra cuadros tan emblemáticos como La Gioconda. Francisco I llegará a convertirse en gran amigo y protector de Leonardo, otorgándole la mansión y propiedades de Clos Lucé, junto castillo de Amboise donde el monarca residía. Hasta tal punto llegó esta amistad que fue el propio rey quien sostuvo en sus brazos a Leonardo cuando este muere el 2 de mayo de 1519. Leonardo deja como principal heredero de todos sus bienes a su compañero de toda la vida, el joven Francesco Melzi. Pero esto ya forma parte de su vida privada.