Errores que no viste en El Profesional


Léon “Léon: The Professional” (Estados Unidos) “El Profesional” (España) “El Perfecto Asesino” (Latinoamérica) (1994), es una película francesa de culto dirigida por Luc Besson durante un periodo de tres meses como “descanso” de su trabajo en Le Cinquième Élément  “El Quinto Elemento” (1997). Besson no pudo terminar El Quinto Elemento sino hasta tres años después, por ello explotó a Víctor el Limpiador para este proyecto paralelo, Víctor es un personaje de su filme titulado Nikita, dicho papel fue interpretado por Jean Reno y dio origen a Léon.

La historia de El Profesional narra las desventuras de Mathilda (Natalie Portman), una niña adoptada por el sicario profesional Léon (Jean Reno) que junto a ella deberá enfrentarse a un agente de la DEA corrupto llamado Norman Stansfield (Gary Oldman). Si bien el filme es una de las mejores películas de la historia que todos deberían ver antes de morir, cuenta con una serie de errores al igual que todas las demás producciones cinematográficas.

Alerta de Spoilers

Durante el encuentro de Léon con Mathilda en las escaleras, la niña deja su cigarrillo recién empezado en el suelo, después de saludar a Léon, el cigarrillo aparece consumido hasta la mitad, varios planos más tarde tras la ida de Léon, el cigarrillo está casi completo otra vez.

 

Luego de que asesinaran parte de la familia de Mathilda, los matones revisan el apartamento, uno de ellos, un sujeto con rastas, coloca su metralleta sobre un tocadiscos apuntando hacia la cámara en diagonal, el plano se corta pero al regresar a éste la metralleta está apuntando hacia el lado opuesto, siendo la culata la que queda frente a la cámara. El siguiente plano enfoca a un matón del otro lado de la habitación y nuevamente tras el corte la metralleta está apuntando hacia la cámara otra vez, luego de un par de planos, la metralleta sigue apuntando a la cámara pero en un ángulo distinto en el que se ve el orificio del cañón por completo, después de un corte vuelve a una posición similar a la inicial.

 

El Profesional se grabó con un presupuesto muy bajo por lo que las escenas en exteriores no contaron con extras contratados sino con transeúntes de verdad, por ello es común ver gente que mira directamente a la cámara a lo largo de la película, en este caso se trata de la escena en la que Mathilda espera por Norman en la entrada del cuartel de la DEA, el sujeto de la camiseta negra se queda inmóvil mirando directamente a la cámara por varios segundos, la mujer detrás del buzón hace lo mismo.

 

Durante el clímax de la película, Léon le pide a Mathilda que vaya a buscar un hacha, cuando ella abre la compuerta de cristal puede verse el reflejo del camarógrafo.

 

Cuando Léon dispara al ventilador de su apartamento para acceder al interior de la pared y así sacar a Mathilda del lugar, el plano muestra tres agujeros horizontales bajo el ventilador, luego el plano cambia a Mathilda y después vuelve al ventilador, en este momento los huecos de la parte inferior forman una curva mientras que los de la parte superior derecha desaparecieron junto a uno de la izquierda mientras que el adyacente cambió de posición.

 

La granada que los agentes de SWAT disparan al interior del apartamento de Léon es de color blanco y tiene las siglas: “ILUM”, atributos usados para identificar a las granadas de luz, contrario a lo que se ve en la película, este tipo de granadas son sólo lumínicas y no explotan.

 

Mathilda hereda la planta decorativa de Léon para plantarla en el patio de su internado en Nueva York, ésta se llama Aglaonema y sólo vive en climas tropicales, por lo que es imposible tener una a la intemperie en un lugar donde acontecen las cuatro estaciones, de esta forma, el significado del final de la película se arruina un poco si se toma en cuenta que la planta en el jardín del internado morirá al llegar el otoño o el invierno y con ésta el legado del fallecido sicario.